954 32 00 69 - 601 00 00 23 info@hidrovitalsalud.es
Seleccionar página
Cada vez somos más conscientes de la necesidad de protegernos del sol cuando llega al verano. No sólo en la playa o en la piscina, sabemos que debemos estar siempre protegidos de los rayos solares cada vez que salimos al aire libre en esta época del año. Gafas de sol y protectores solares se convierten en nuestros compañeros inseparables en estos meses en los que los rayos del astro rey son más dañinos para nuestro cuerpo.

Pero ¿sabías también que hay alimentos que te pueden ayudar a reforzar la protección natural de tu cuerpo contra el daño que produce el sol? La comida puede ser una especie de «protector solar interno». No queremos decir que sustituyas el protector solar por estos alimentos, sino que estos pueden proporcionarte una protección adicional para tu piel que te ayudará a reducir el daño que el sol te puede provocar. A continuación de enseñamos algunos de estos alimentos.

BAYAS Y FRUTAS CON HUESO

Las fresas, arándanos y cerezas tienen altos niveles de vitamina C que reducen el daño de los radicales libres causados por la exposición al sol. También ayudan a la producción de colágeno, que mantiene nuestra piel más jóven. Además, las cerezas tienen melatonina, que repara los daños de las quemaduras.

SANDÍA

Según un estudio publicado e el British Journal of Dermatology, el licopeno que contiene esta fruta es un antioxidante que reduce considerablemente el riesgo de quemaduras solares.

Este antioxidante lo puedes encontrar también en el tomate, papayas, pomelos, naranjas sanguinas, etc.

AGUACATE

Al igual que las bayas, su consumo ayuda a prevenir el daño de los radicales libres. Además, tiene propiedades antiinflamatorias y mejora la capacidad de barrera de protección de nuestra piel. Es muy rico en Vitamina E, que también podemos encontrar en almentras, nueces y avellanas.

VERDURAS DE HOJA VERDE

Verduras como la espinaca, col rizada o las acelgas pueden reducir el riesgo de cáncer de piel. Además de betacarotento, estas verduras contienen altos niveles de ácido fólico y vitaminas A, C y E. Además, el brocoli es rico en sulforafano, que ayuda a las células a protegerse de la radiación UV.

Además de estas verduras, las hierbas como el perejil, albahaca o el romero también son grandes protectores de nuestra piel.

El té tiene un alto contenido en polifenoles y catequinas, que protegen la piel de los rayos UV. El más adecuado es el té verde debido a su alto contenido en polifenol epigalocatequina-3-galato. No sólo protege la piel de los rayos del sol, sino que también otorga elasticidad, hidratación y mejora el flujo sanguíneo.

CHOCOLATE NEGRO

El chocolate tiene gran cantidad de flavonoides que ayudan a la piel frente a las quemaduras. El chocolate con más del 70% de cacao tiene más fenoles y catequinas que el té, pudiendo aumentar la tolerancia al sol hasta en un 25%.

PESCADO

Por último, no te olvides del pescado. El salmón, arenque, caballa, trucha, etc. son ricos en ácidos grasos omega-3, una de las «grasas buenas», que te protegeran contra los daños del sol. Además, el pescado es rico en vitamina D, que es una ayuda en la prevención de melanomas. Asegurate de tomar al menos dos porciones de pescado por semana.

Como hemos dicho al principio, no se trata de que dejes de tomar las precauciones habituales contra el sol si tomas estos alimentos, estos son una ayuda y un complemento que te protegerán aún más de los daños del sol. Pero aunque tomes muchos de estos alimentos, es imprescindible que sigas protegiéndote como haces siempre: gafas de sol, gorras, ropa adecuada, crema solar con el factor de protección adecuado a tu piel, etc.
Comparte este artículo
Abrir chat